C O S A S D E C I U D A D

"DE LO QUE PASA POR MI CIUDAD O POR CUALQUIER OTRA"

jueves, 17 de febrero de 2011

VIRGEN DE LA SALUD


Hace tiempo que no pasaba por el blog, no tengo mucho tiempo, y a
todos los que me visitabais alguna
vez, se me olvidó felicitaros el año,
se me olvidaron las fiestas.
Hoy entro de nuevo para denunciar
una situación injusta que me afecta
directamente.
Era un 23 de Noviembre, y a las tres
y media de la tarde, cuando ya
me preparaba para irme a trabajar,
sonó mi móvil, era mi hermano (uno
de ellos, tengo cuatro), y casi no le
entendía, lloraba, me pedía ayuda. Intenté tranquilizarle, y medio balbuceando,
me dijo que no podía hablar, que la boca se le torcía, y su mujer ya se había ido
a trabajar, estaba solo con las niñas, le estaba ocurriendo algo muy grave y vivimos a 32 Kms. Como pude, llamé al 112, y una ambulancia se lo llevó al hospital Virgen de la Salud de Toledo. Ese mismo dia, casi a las 12 de la noche,
quedaba ingresado, había sufrido un infarto cerebral muy grave, y tenía medio
cuerpo paralizado. Los siguiente dias eran un ir y venir a Toledo, hablar con los
médicos y confiar en los profesionales que le estaban tratando. El 17 de Diciembre, después de hacerle un cateterismo y figurar en todos los informes
médicos que tiene un daño cerebral considerable, le dan el alta hospitalaria.
Mi hermano seguía con medio cuerpo paralizado, pero la neuróloga que firma
los informes (Dra. Gallardo), y el resto del équipo médico, solo consideran necesaria una horita de rehabilitación diaria y ambulatoria, no se le deriva a
un centro especializado en daño cerebral para que reciba la rehabilitación adecuada, y como medida provisional, por no poderle atender en casa por su
estado, nos le colocan en una residencia de ancianos a 40 Kms. del hospital
donde durante un mes y medio le han dado una hora de rehabilitación y cuatro
horas de viaje ida y vuelta en una ambulancia, pero llegaba tan agotado que
apenas podían despertarle para rehabilitarle.
El equipo médico que en su dia se reunió y se equivocó, hoy no dá su brazo a
torcer, no firman la maldita derivación a un centro para daño cerebral, y si lo
hacemos por nuestra cuenta, solo nos cuesta 9000 euros al mes. Hemos hablado
con atención al paciente, con la dirección del hospital, y hasta con la comunidad
de Castilla-la Mancha, pero se van pasando la pelota, y cada dia que pasa, mi
hermano sigue en la misma situación. Le están privando de su derecho a volver
a tener una vida. El hospital virgen de la Salud, ha decidido que mi hermano no
tiene derecho a la rehabilitación que le corresponde, y él sigue confiando en que
le saquemos de la residencia de ancianos, cada dia nos pide que le llevemos a
casa, pero hacen falta dos personas para moverle, para acostarle, para asearle.
Necesita que le traten profesionalmente, porque incluso mueve la pierna, pero
su cerebro no sabe mandarle órdenes, confunde los recuerdos, y llora cuando
nos ve, nos pide ayuda con la mirada, porque no puede expresarse bien.
Me pidió ayuda el 23 de Noviembre, hace casi tres meses, y lo único que he hecho
por él, lo que estamos haciendo mis hermanos, su mujer, sus hijos y su madre,
es visitarle cada dia, para que entienda que le queremos, que para nosotros si
es importante, aunque el Hospital Virgen de la Salud de Toledo haya decidido
que no es importante.
Seguimos luchando, insistiendo a diario, porque Carlos tiene 58 años y quiere
volver a vivir.