C O S A S D E C I U D A D

"DE LO QUE PASA POR MI CIUDAD O POR CUALQUIER OTRA"

lunes, 15 de junio de 2009

¿VIDAS CON FECHA DE CADUCIDAD?


Johanna Ganthaler, jubilada italiana, y su esposo, perdieron el vuelo AF-447 que el pasado 1 de Junio se estrello en el Atlantico con 228 personas a bordo, y volaron al dia siguiente. Volvieron a nacer, o eso creian, y supongo, que despues de ese dia, verian todo de otro color, y espero que al menos, durante los doce dias de prorroga que la vida les ha dado, lo hayan vivido todo con mas intensidad, y que hayan disfrutado como si cada dia fuese el ultimo , porque el dia 12 de Junio, el coche en el que viajaban por una carretera de Kusfstein (Austria), se estrello contra un camion, Johanna murio, y su esposo esta muy grave. ¿Es el destino?, ¿casualidad? ¿llevamos cada uno al nacer, una fecha de caducidad?. Yo no creo mucho en esas cosas, pero estas historias me hacen pensar, quizas porque me impresiono el terrible accidente del AF-447. ¿Creeis vosotros en el destino?

28 comentarios:

tia elsa dijo...

Que impresionante, no sabía esta historia, pone los pelos de punta. No creo en un destino marcado, pero esto es como lo de las brujas verdad, no creo pero que las hay las hay! Besos tía Elsa.

mar dijo...

Yo, tampoco conocía esta historia, pero pobre gente, se salvan de una y les viene otra.

Yo, no creo mucho en el destino y en que tenemos un día fijo para morir, creo que podemos cambiar el destino con nuestra actitud.

Bueno como dice Tia elsa, esto es como las meigas, yo no creo pero haberlas haylas(y como decía un amigo mío: "mas vale escoba en mano que aspiradora volando").

¡¡Feliz semana!!, besitos.

Tere dijo...

Esto me lo comentó mi hija y estuvimos un rato hablando sobre el destino,es una cuestión que me he planteado muchas veces,no tengo nada claro,pero sería frustrante que todo estuviera escrito,¿dónde quedaría nuestro esfuerzo de mejora personal?¿Cómo puede estar escrito el destino de millones de personas? Antes no había tantos habitantes en la tierra,quiere decir esto que el destino ha tenido que marcar la vida de los miles de millones que ahora habitan el Planeta.En realidad yo creo que somos energía,seres en evolución desde hace millones de años y no hay nada antes ni después de nuestro paso por la Tierra,un puntito en el universo,eso es lo que somos cada uno y nuestras vidas dependen de miles de casualidades.Besos

Perséfone dijo...

Hay una frase (supuestamente) de Shakespeare que me gusta mucho y podría seer muy bien utilizada en este caso:

"El destino baraja las cartas, nosotros las jugamos"

Pero es que hay bazas que son tan malas...

Mayela Bou dijo...

Oh Dios!
Me he quedado helada!
no se que decir....
Un beso bonita!

Mayela Bou dijo...

Ah! que te he puesto como link en mi ultimo post, no hay problema verdad?
Un beso y muuuchos abrazos

VIVIR dijo...

Creo que algo hay...a veces creo en el destino... en uno mismo puede hacer la prueba... aquello que no te salió y después resulta que se te presenta lo mejor y triunfas... hay muchas connotaciones en uno mismo para pensar que el destino existe... no tenemos mas que recordar cosas recientes... sin ir muy lejos...

Un beso Isa

TORO SALVAJE dijo...

No creo que nadie haya previsto como será nuestra vida.

Oí esta historia el otro día, se puede ver así, pero sería un poco infantil porque si eran ellos los que tenían que morir no era necesario que el avión se estrellara ya que ellos YA NO IBAN EN ÉL.

No te parece?

Besos.

Gabiprog dijo...

El destino se moldea con nuestra voluntad, aunque la suerte es un condimento que no solemos manejar...

Besos!

Mariluz dijo...

Bueno, yo nunca había pensado demasiado en esto del destino, pero la verdad es que a veces pasan cosas que te hacen empezar a replanteártelo. Como esta historia que nos cuentas, tampoco la conocía y es impresionante.
Besos, Isabel.

Juancar dijo...

La verdad es que conocia la historia y me impresiono,pense le tenia que tocar...pero la verdad es que no creo mucho en el destino.


Un beso

Cecilia dijo...

No creo que el destino esté fijado de antemano. Somos nosotros, los que nos cuidan de pequeños, los que nos rodean, los que vamos poniendo piezas del edificio que es nuestra existencia. Quizás haya algunos condicionantes genéticos, sociales, familiares que nos lleven por un camino u otro, que influyan en el devenir de nuestra existencia, pero luego está la voluntad de cada uno, sus esfuerzos, sus deseos...
En lo que sí creo es en la casualidad. Y estos dos señores fueron víctimas, en mi opinión, de una casualidad.

alma máter dijo...

Cuando leí la noticia me quedé helada....
Pues yo nunca he creído en el destino, pero cosas como éstas le hacen a uno pensar...

Un beso Isabel!!

TitoCarlos dijo...

Buena crónica. Me da cierta tranquilidad.
No tengo miedo a coger un avión, pero no abuso de ello, como con el resto de las cosas, y según este hecho, lo que tenga que venir, vendrá, haga lo que haga.

Un beso,

Alijodos dijo...

Me pone los vellos de punta leer esto de verdad...es increible y esto me hace pensar en la pelicula esa de la muerte que va detras de cada uno que se va librando ...destino final....es para creer en el destino o no? Aunque muchas veces el destino depende de nosotros y nuestra forma de vivir...un tema interesante...saludos isabel,...

Lourdes dijo...

Quizás fue cuestión de mala suerte, no?
Es que eso del destino, no sé yo, eh?

Besos, Isabel!

marbu dijo...

No había leído esta noticia. Triste realmente. No creo en el destino, no creo que cada uno de nosotros tenga escrito su hora, pero sí pienso que la fatalidad nos llega sin previo aviso. Pero intento no pensar en ello. Vivir el segundo, el minuto, el día a día, si deberíamos hacerlo siempre o intentarlo al menos.
Un beso

Stanley Kowalski dijo...

Desconocía la noticia. Terrible!!
Hay una frase que dice: Cada uno es artífice de su propio destino. Prefiero aferrarme a eso.

BESOTES HERMOSA!!

ordago13 dijo...

Tremenda foto¡¡¡¡

la de cabecera esos toros de madrid¡¡

Descubri tu blog por casualidad, si quieres pasarte por el mio a escuchar mi programa de radio te estare agradecido:
republica libertaria de las tortugas

Lucy dijo...

Ufff, qué mala suerte. Yo creo más en las casualidades, pero no dejo de creer también en el destino. Uy, no tengo una idea muy consolidada. Pensaré.
Besetes

toñi dijo...

Se me han puesto los pelos de punta.
Yo si creo en el destino y su destino tendría que ser este y por eso no tomaron el vuelo. De todas formas estas cosas siempre me impresionan.

Un beso Isabel

RAMPY dijo...

Me ha estremecido y me ha puesto los vellos de punta también. Nunca se sabe cuando puede llegar tu hora.
un rampyfreso

Mari Carmen dijo...

Fecha de caducidad, todos tenemos, lamentablemente. A mi me gustaría vivir para siempre, pero no es posible. Algún de estos me tocará, como a todos.

Creo que las cosas suceden, como es el caso de este accidente, precisamente por eso, por accidente. Y porque nos movemos más en este mundo tan grande que ya se nos va quedando pequeño. Así es más fácil que podamos tener algún encuentro no muy agradable.

Un abrazo, Isabel.

Cornelivs dijo...

Volví de mi breve autoexilio, querida amiga.


Un abrazo enorme...!

Soñadora dijo...

Me corren escalofrios leyendo esto Isabel. Cúal será la realidad? Coincidencias? Quién sabe.
Besitos,

Naveganterojo dijo...

¿Destino?, ¿azar?, ¿suerte?.
Creo que la vida la decidimos nosotros y nuestra muerte no esta programada, al ser ateo pienso que la fecha de nuestra muerte no esta escrita, sino que la escribimos nosotros con nuestra forma de vida.
Aunque despues de leer tu entrada.....¡¡¡jodo, que yuyu!!.
Un abrazo y muchas gracias por tus bonitos comentarios

Gizela dijo...

En Venezuela, dicen...nadie se muere en la víspera..
Y es verdad, esa fecha de caducidad, nadie la sabe, ni los suicidas, porque cuando lo hacen no están en sus cabales, asi que tampoco saben.
Son impresionante las dos historias.
Uno de mis mejores amigos murió en el avión que se estrelló en los pantanos de Florida.
Venía de Venezuela, le tocaba escala en Miami, para seguir a Philadelphia.
Y no le tocaba ese avión, sino uno dos horas más tarde.
Pero cuando llegó al aeropuerto, vio que salía un vuelo antes y las ganas de ver a su mujer y sus hijas, hizo que lo tomara.
Nunca llegó!!!
Cada vez que hay un accidente de aviación, me pongo muy mal, fue tan triste para nosotros lo que paso...
Un besote Isabel

Silvia dijo...

hola!no conocía la historia...creo que nos vamos ...cuando cumplimos nuestra misión por aquí.....
nadie se muere en su vispera....
besotes.
silvia cloud