C O S A S D E C I U D A D

"DE LO QUE PASA POR MI CIUDAD O POR CUALQUIER OTRA"

jueves, 17 de abril de 2008

EL ABUELO DE PASEO CON UN EXTRAÑO


Lucharon por sacarnos adelante, nos enseñaron, nos amaron, y nos dejaban hacer, incluso sin entenderlo, mas de una barbaridad, y cuando tuvimos hijos, les pedimos ayuda para llevarlos al colegio, sacarlos de paseo, darles la merienda y cuidarlos mientras trabajabamos, y se hicieron imprecindibles en nuestras vidas, porque podiamos trabajar. Nuestros padres nos regalaban libertad cada minuto que se ocupaban de nuestros hijos, incluso podiamos hacer vida social; cenas, cine, teatro, amigos. Pero el tiempo sigue pasando, y los niños van creciendo, ya no necesitan al abuelo para volver del cole, vuelven con sus amigos, no necesitan al abuelo en el parque, ya son mayores, y pueden comprarse un bocadillo, no hace falta la merienda de la abuela, les aburren las batallitas, y les piden a papa y a mama que le digan a los abuelos que no se molesten ya en recogerlos, que se cortan cuando sus amigos los ven llegar al parque con el abuelo. Y los servicios del abuelo/a ya no son necesarios, ahora toca ir a visitarlos a casa de vez en cuando para hacerles compañia, y cada vez cuestan mas esas visitas, porque cada vez tienen mas manias, no están de buen humor, incluso enferman (¿será por la edad?). Empieza a ser un problema ir a casa de los abuelos, cada vez tienen mas achaques, el abuelo está peor, a veces parece que ya no conoce, llega el momento de plantearse ingresarle en alguna residencia, donde están tan estupendisimamente atendidos, pero mandamos solo al abuelo, que parece que ya apenas se vale, y la abuela no puede cuidarle. Y el abuelo se muere de pena en la residencia; era lógico, ya era muy mayor, ha descansado ¡ pobre papá! ¡ con lo bueno que era!, y ahora, ¿que hacemos con mamá?, está muy decaida porque papá ya no está, hay que hacer algo para que no este triste, pero ¿como?,
estamos trabajando, despues del trabajo siempre quedas con alguien o tienes que ir de compras, y los fines de semana son sagrados, hay que desconectar de una semana de trabajo extresante y perderse en el chalet que pudimos comprar, porque los abuelos nos cuidaron a los niños, pero entonces ¿que hacemos con la abuela?. ¡¡¡YA ESTA¡¡¡¡, contratamos a un joven estudiante, o a un inmigrante que le vienen bien las pelas. Dos horitas al dia nos suponen 20 euritos, y como somos varios hermanos, no tocamos a "na", y le damos un par de horitas de paseo, de conversación, e incluso les ayudan un poco en las tareas de casa. Y cuando tenemos la conciencia tranquila por lo bien que lo estamos haciendo, un dia le preguntamos a la abuela que que tal con el joven que va todos los dias a sacarla a pasear, y la abuela baja la mirada y dice que bien, pero si fuese capaz de mirarnos a los ojos y quejarse, nos diría, que no necesita un paseo, sino un beso de sus hijos, que hasta un banco llega sola, y que en lugar de ese chico tan agradable al que no conoce, le gustaría sentarse un ratito en un banco junto alguno de sus hijos, y contarles travesuras que hacián de pequeños y que ella les reia cariñosamente, recordarles sentados en el banco, las noches que no durmio porque tenían fiebre, y porque no querían quedarse solos en la cama. Y mamá los arropaba, los abrazaba, les traía leche y galletas para que se sintieran mejor, y les cantaba la canción mas tierna del mundo, y luego tenía que marcharse a trabajar sin haber pegado ojo. Pero al cuidador que le han traido sus hijas y mama no conoce, no se atreve a contarle esas cosas, es amable, la lleva del brazo, le sonrie de vez en cuando, pero se coloca los cascos y se dedica a llevarla del brazo a la par que escucha música.

2 comentarios:

TV de Plasma dijo...

Hello. This post is likeable, and your blog is very interesting, congratulations :-). I will add in my blogroll =). If possible gives a last there on my blog, it is about the TV de Plasma, I hope you enjoy. The address is http://tv-de-plasma.blogspot.com. A hug.

mluzgarzon@hotmail.com dijo...

y encima deben darse por afortunados. Se ven ancianos solitos por la calle que apenas pueden andar.